¿Dónde vivir en Ibiza?


Ibiza, la isla blanca, territorio donde la cultura hippie encontró el paraíso para quedarse, donde vivir es disfrutar cada minuto rodeado de impresionante naturaleza, de calas maravillosas y lugares en los que perderse una y otra vez. Aunque Ibiza es una isla eminentemente vacacional, vivir en ella es un placer todo el año. Así que, si eres de los que estás pensando en mudarte a Ibiza, si quieres tener en Ibiza tu villa de vacaciones o bien, simplemente, quieres invertir en el lugar en el que todo el mundo desea estar cada verano, sigue leyendo porque, a continuación, te presentamos algunas de las mejores zonas para vivir en Ibiza.

Pueblos llenos de vida como Sant Antoni de Portmany o Sant Josep, con viviendas para todos los gustos cerca de las playas; la exclusiva zona de Sant Joan; el encanto y tranquilidad de las villas y chalets de Santa Eulària des Riu, o la mismísima Vila, que es la capital de la isla: la ciudad más importante de Ibiza, centro neurálgico en el que encontrarás todos los servicios que necesitas para disfrutar de tus días en este paraíso mediterráneo.

Infórmate de cuáles son las características de cada una de estas localidades y pueblos de Ibiza,  conoce sus costumbres, sus conexiones de transporte, su gastronomía y sus servicios: centros de salud, colegios, calas, gastronomía… Todo lo que necesitas para elegir el lugar en el que vivir tu nueva vida.

VILA

Ibiza o Vila, como la llaman los locales para diferenciarla del concepto de toda la isla, es la capital de Ibiza. La ciudad más grande y la más completa en servicios, comunicaciones y opciones de ocio que encontrarás en toda la isla. Un lugar perfecto para vivir en Ibiza si lo que buscas es comodidad y no quieres renunciar a una vida animada todo el año. Al ser la capital de la isla es también su centro administrativo, donde están todas las instituciones y donde se encuentra el puerto de Ibiza, una de las principales vías de entrada a la isla. Muy cerca se encuentra también el aeropuerto y algunas de las playas más famosas y llenas de vida durante prácticamente cualquier época del año.

Vivir en Vila es muy práctico si trabajas en la ciudad o bien quieres un lugar desde el cual puedas desplazarte a cualquier punto de Ibiza de forma rápida y cómoda. Tiene la ventaja que tienen las ciudades de brindar la mayor concentración de tiendas y comercios de marcas y firmas locales, nacionales e internacionales, cines y centros culturales en los que disfrutar del tiempo de ocio a diario.

Para los que estén pensando en trasladarse con toda la familia, Vila es una muy buena opción para vivir en Ibiza con niños ya que aquí están la mayor parte de los colegios de la isla, innumerables parques, zonas infantiles y áreas de juego, así como la playa urbana de Ses Figueretes, Playa d’en Bossa y la de Salinas.

Pero Vila se divide, además, por varias zonas en las que residir en Ibiza. Una de las más emblemáticas es el casco antiguo de la ciudad, un recinto amurallado de pequeñas casas que están sobre una pequeña colina que mira al Mediterráneo. Esta zona está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y en ella es posible encontrar viviendas típicas ibicencas llenas de carácter y autenticidad.

El Barrio de la Marina es otro de los históricos de Vila. Con el crecimiento de la ciudad y su popularidad mundial, al estar en la animada zona del puerto de Ibiza, se ha convertido en el punto de encuentro al que siempre hay que ir cuando uno viaja a la isla. Un lugar lleno de propuestas para divertirse a cualquier hora y en el que vivir para disfrutar. A primera vista, llama la atención su entresijo de calles estrechas con casas encaladas en las que se pueden encontrar pequeñas tiendas tradicionales de artesanía, boutiques de primeras marcas y de moda ibicenca.

Otras zonas interesantes, con buenos servicios comerciales y de ocio, son la Plaza del Parque, el emblemático Paseo de Vara de Rey, la avenida de España y la avenida de Isidoro Macabich, una de las zonas para vivir en la ciudad de Ibiza mejor conectadas.

 

SANT JOSEP DE SA TALAIA

Vivir en el pueblo ibicenco de Sant Josep es una de las mejores opciones si se quiere estar cerca de la capital de Ibiza pero alejado del ritmo propio de la ciudad. Es una zona llena de encanto, con grandes playas y calas en las que disfrutar del excelente clima mediterráneo del que presume la isla. En total, Sant Josep de Sa Talaia posee 80 km de costa y es el municipio más extenso de Ibiza, un lugar de alto atractivo turístico por sus calas pero también porque aglutina los parques naturales más bellos de la isla como el de Ses Salines, que incluye el impresionante islote de Es Vedrá, uno de los rincones más mágicos de Ibiza.

Sant Josep debe parte de su nombre a Sa Talaia, el pico más alto de la isla, desde el que se puede disfrutar de vistas incomparables de Ibiza y alrededor del cual se dispone toda la orografía de esta localidad. Existen villas y chalets de lujo en todo Sant Josep, con especial presencia en las proximidades de las playas más solicitadas: muchos son los que apuestan por comprar su vivienda o su casa de vacaciones en Ses Salines, Cala Carbó, Cala Conta, Cala Bassa, Cala d’Hort, Cala Vedella o Cala Tarida.

Sus servicios sanitarios, educativos y comerciales son muy completos y están repartidos de forma equitativa por los distintos núcleos que componen todo el municipio. Las zonas más próximas al área de la ciudad de Ibiza, con la que comparte parte de la famosa Playa d’en Bossa, son las más recomendables para los que buscan una casa en Ibiza para vivir con niños, puesto que la cifra de colegios es alta y de calidad. Las calas más escondidas y naturales son perfectas para comprar una villa de lujo para las vacaciones en Ibiza o bien para encontrar una casa tradicional ibicenca para invertir y reformar como segunda residencia.

 

SANT ANTONI DE PORTMANY

Vivir en Sant Antoni de Portmany significa vivir en el centro neurálgico de la movida ibicenca.  Aquí llegan cada año miles de turistas de todo el mundo para poder disfrutar de unos días de sol, playa y fiesta. Antiguo pueblo tradicional que vivía del mar y la agricultura, hoy en día es un centro de ocio, comercios y servicios de primer nivel en el que nunca hay tiempo para el aburrimiento. Comprar una casa en Santa Antoni de Portmany, una villa de lujo o un chalet es una de las opciones más interesantes si se quiere hacer una buena inversión para luego alquilar por temporada: la ocupación de esta zona de Ibiza es siempre altísima y los precios de los alquileres son elevados.

El centro del pueblo de Sant Antoni de Portmany es el Passeig de Ses Fonts y es una zona bastante exclusiva, con mucha vida comercial y con viviendas que son más indicadas para los que buscan vivir la isla al máximo que para los que quieren tranquilidad. La opción de vivir en una zona tranquila de Sant Antoni de Portmany la dan algunos de los pequeños pueblos que integran su basto municipio, como Sant Rafel, que es un centro de artesanía viviente; Santa Agnés de Corona, que es perfecto para vivir en plena naturaleza, y Sant Mateu, el núcleo vinícola por excelencia de Ibiza.

Para los que buscan una apartamento, villa o chalet en alguna playa de Sant Antoni de Portmany, las zonas más recomendables son las de Cala Gració y Cala Gracioneta, Cala Salada, la Costa de ses Variades -famosa por sus increíbles puestas de sol sobre la bahía- y el Caló des Moro, un rincón único en el que vivir el mejor ambiente nocturno de Ibiza junto al mar.

 

SANT JOAN DE LABRITJA

Vivir en Sant Joan de Labritja es abrazar el norte de Ibiza y poder disfrutar de la cara más auténtica, tranquila y natural de la isla. Este municipio es uno de los menos poblados y con menos turismo de masas. De ambiente relajado y tradicional, como su propio paisaje, comprar una casa en Sant Joan de Labritja es comprar la llave del refugio perfecto para olvidarse del estrés y de la vida urbana. Los chalets y viviendas de lujo que hay a la venta o en alquiler en este pueblo ibicenco son oasis de paz envueltos por parajes rurales, junto a pequeños núcleos de vida típica donde todo discurre despacio, todos se conocen y todo el mundo ayuda a todo el mundo. Como una vuelta atrás en el tiempo.

Sant Joan de Labritja es un reducto perfecto para irse a vivir con los niños en Ibiza: aquí podrán crecer entre bosques vírgenes y acantilados, junto a pequeñas calas de aguas cristalinas y con la seguridad de estar en un ambiente familiar permanente. Además, a pesar de su carácter rural, cuenta con buenos servicios sanitarios y educativos y está perfectamente comunicado con la capital de la isla y los pueblos de alrededor.

Para elegir zona dónde vivir en Sant Joan de Labritja conviene visitar viviendas en todas sus parroquias pues todas ellas merecen la pena: Sant Vicenç, Sant Joan, Sant Miquel y Sant Llorenç. Las zonas con mayor movimiento turístico, ideales para hacer una inversión inmobiliaria, por ejemplo, las del Port de Sant Miquel, lugares a los que cada año acuden turistas de todo el planeta buscando esa Ibiza más tranquila, natural y relajada.

Si la idea es encontrar una vivienda en Sant Joan de Labritja cerca de la playa, lo mejor es buscar villas de lujo y chalets en las zonas próximas a Caló des Mutons, Cala Sant Vicenç, Cala Xarraca o, incluso, la famosa Cala Benirrás.

SANTA EULÀRIA DES RIU

Vivir en Santa Eulalia del Río (Santa Eulària des Riu, en catalán) es una de las mejores alternativas que ofrece Ibiza para los que acuden a la isla a residir en familia o de vacaciones con los niños. Comprar una villa de lujo en Santa Eulalia o un chalet junto a la playa de Es Canar, al lado de los famosos mercadillos hippies de Punta Arabí y Las Dalias, representa una inversión inmobiliaria muy rentable, tanto que ni la crisis económica ha afectado a los precios en estos lugares durante los últimos años, siendo siempre codiciados por los grandes multimillonarios de todo el mundo.

Lleno de encanto, de espíritu hippie y tradicional, Santa Eulalia es el segundo municipio más habitado de la isla por detrás de la ciudad de Vila. En él existen algunos de los mejores servicios para vivir en familia o disfrutar de unas vacaciones tranquilas en Ibiza con los niños. Tanto si uno busca una segunda residencia como una casa para vivir en Santa Eulalia, las zonas más interesantes son las que están cerca del centro del pueblo, ya que es uno de los pocos que está lleno de vitalidad y propuestas durante todo el año. Comercios, restaurantes, mercadillos hippies, centros de salud, parques infantiles… Vivir en Santa Eulalia es una ventaja para padres e hijos ya que se puede combinar la tranquilidad y seguridad de un pueblo con la versatilidad de un gran municipio costero.

Además del centro mismo de Santa Eulalia, otras parroquias en las que vivir son Sant Carles, Santa Gertrudis y Jesus, todas ellas con espectaculares paisajes naturales y la mezcla perfecta entre vida rural y urbana. Para comprar una villa o un chalet cerca de la playa, nada mejor que optar por Figueral, Cala Boix, Cala Martina, S’Argamassa, Cala Pada, Cala Llonga o Cala Nova.