Plan para reformar con éxito una vivienda


Sólo oír la palabra reforma nos produce agobio. La ligamos a polvo, ruido, estancias inutilizadas, plazos alargados, presupuestos desbordados… y un sinfín de pensamientos que no nos hacen precisamente poner buena cara. Sin embargo, el lavado integral o de parte de la casa no tiene por qué volverse tan complicado. Acometer una reforma con éxito es posible si pisamos el freno, definimos de antemano todos esos aspectos y echamos mano de verdaderos profesionales.

Muchos de nuestros clientes optáis por ir más allá de pequeños cambios para dar otro aspecto a vuestra nueva vivienda en Baleares. Por eso, hemos recopilado una serie de consejos que creemos os ayudarán a conseguirlo sin que os suponga un auténtico quebradero de cabeza (ver las ventajas de comprar una vivienda para reformar en Mallorca o Ibiza).

Análisis de los detalles

Mallorca_Ibiza_inmobiliaria_durendesaComo decíamos antes, es necesario que pares y te tomes tu tiempo para establecer los criterios de partida. ¿Vas a reformar solo una estancia o ya que estás en materia aprovechas para realizar otros cambios? ¿Cuál es la época que te puede resultar más cómoda para las obras? ¿Es necesario destinar previamente un tiempo para recoger enseres o necesitarás alquilar un trastero? No olvides establecer prioridades por si no tienes bastante presupuesto y valorar necesidades futuras (como convertir el estudio en una habitación el día en que llegue el niño). Se trata de que saques provecho el máximo tiempo posible al trabajo y gasto realizado.

Hora de pedir presupuesto

Es aconsejable comparar varios presupuestos y asegurarse de que la empresa elegida conoce la reforma sobre el terreno. También que incluye detalladamente todos los conceptos de las obras (fechas de inicio y fin, memoria de materiales y calidades, modalidad de pago, cláusula de penalización por retraso…). No pierdas de vista que este documento será la guía a la que recurrir si hay algún problema. Será también útil conocer otros aspectos como cuánto personal tendrás en casa, su horario y días de trabajo durante el tiempo que dure la reforma.

Solicitar los permisos pertinentes

No es lo mismo realizar obras mayores (eliminar muros de carga, pilares…) que obras menores (pintar, cambiar el suelo, sustituir los sanitarios…). Por eso, hay que informarse de las licencias y los permisos que son necesarios para acometerlas. Puedes acudir directamente al Ayuntamiento para informarte sobre el tipo y coste o bien dejar este punto en manos de profesionales. No dejes de averiguar si te puedes beneficiar de ayudas para reformar la casa (ya sea a nivel autonómico o municipal).

Comunicarse con los vecinos

La obra suele conllevar molestias también para los vecinos. Así que no está de más informarles previamente sobre cuándo van a comenzar los trabajos y el tiempo previsto. Hazlo más llevadero asegurándote de que se forra el ascensor para protegerlo del trasiego, avísales de las obras con un cartel agradeciéndoles su comprensión  y asegúrate de que las zonas comunes utilizadas por los profesionales (el rellano, las escaleras de acceso…) se mantienen limpias.

Ten en cuenta también que ciertas reformas requieren la aprobación vecinal, como por ejemplo si afectan a la terraza o a zonas comunes.

Un consejo más: Si la reforma no afecta a la vivienda entera, protege bien el resto de la casa para evitar la propagación del polvo y no dudes en indicar a los obreros donde pueden realizar acciones como dejar o limpiar el material.

Piensa en el resultado

Está claro que aun así las obras pueden traer sobre la marcha algún que otro imprevisto. En estos casos, visualiza el resultado final y consulta su solución con los profesionales. Seguro que todos esos inconvenientes valdrán la pena para conseguir vivir en la casa de tus sueños en Mallorca o Ibiza.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *